¿QUE PODEMOS ESPERAR DE LAS MONARQUIAS EN EUROPA? Imprimir E-Mail
Escrito por HORMIGON   
viernes, 13 de octubre de 2017

Al analizar historias y situaciones del pasado he llegado a la conclusión de que el concepto MONARQUIA fue una realidad interesante que tuvo su ubicación en la Historia Antigua y Media. ¿En el presente…? ¡¡¡Por Dios!!! Es un anacronismo impuesto a pueblos que no han tenido la oportunidad de elegir a sus gobernantes sino que han debido aceptar la tradición del linaje que impone y entrega el reinado a individuos que no siempre están capacitados para posiciones de este tipo. MONARQUIA ESPAÑA

Sí, comprendo que en algunos casos, la Historia recoge la trayectoria de monarcas que han llegado a ser figuras importantes en la Historia Universal. Lo sabemos porque nuestros antepasados se preocuparon de recopilar los eventos que iban ocurriendo y los registraron en documentos y libros que han sobrevivido hasta nuestros días.

Actualmente mantenemos el mismo hábito de preservar la Historia… pero en este siglo de tecnología cada día más avanzada, de divulgación informática a niveles nunca antes vistos, y de acceso formidable a infinidad de medios de comunicación… ¿Por qué sobreviven tantas monarquías (especialmente en países de Europa) en regiones que han evolucionado para mantenerse al día de las necesidades informáticas de nuestros pueblos y son conscientes de los tejes y manejes de “figuras reales” que no tienen la capacidad necesaria para presidir una nación y mucho menos para gobernarla. ¿Mantener la tradición? Yo… y muchos como yo… estamos de acuerdo que el concepto de la “monarquía” es absurdo en este mundo en que vivimos en el que nos afanamos en acatar sistemas democráticos que son fundamentales para pueblos que aún se clasifican bajo el rubro de “reinados”. MONARQUIA NORUEGA

Sí, analizando la Historia podemos reconocer que los monarcas de antaño, de una forma u otra, han contribuido a forjar lo que hoy llamamos “nuestro mundo actual”. Unos sin duda estimularon el desarrollo de regiones en las que su palabra era ley y la empleaban para el beneficio de sus súbditos. Esos han sido “los buenos monarcas”, los que realmente estaban involucrados en activar el desarrollo material e intelectual de los pueblos que gobernaban. Pero también hay que considerar los “monarcas indolentes”… y hubo muchos de ellos y aún hay algunos que la Historia aún no los han sometido al análisis bajo la lupa de la realidad. Algunos de estos “monarcas” han pasado a la Historia sin mayor relevancia, sin contar los que se ha comprobado, históricamente, que fueron farsantes y hábiles manipuladores de fondos que pudieron haber utilizado para mejorar las condiciones de vida de sus pueblos. Lamentablemente, son contados los historiadores que dedican su tiempo a analizar el comportamiento de estos individuos para ubicarlos en la Historia en el lugar que les corresponde. Es una responsabilidad que queda para quienes se dediquen a analizar la Historia que no vivieron para que logren analizar situaciones pasadas con la objetividad debida, sin opiniones ya de antemano comprometidas. MONARQUIA SUECIA

Mi intención en este mini-artículo que envío a HORMIGAS BRAVAS es hacerle ver a sus muchos lectores que las monarquías que hoy sobreviven en Europa están rodeadas de una especie de halo de fantasía para hacerlas parecer glamorosas y merecedoras de todos los privilegios que disfrutan. Pero el cuento de hadas que continuamos leyendo en las revistas y libros que se publican para “información de los pueblos”, así como los documentales repetitivos para conocer todos los quehaceres de los miembros privilegiados por su linaje, está llegando a un final lógico. El cuento de hadas madrinas, como el de la infeliz Cenicienta que es rescatada por un Príncipe Heredero, cada día va perdiendo validez a medida que el mundo avanza y las tele-comunicaciones se extienden por todo nuestro planeta. MONARQUIA HOLANDA

Acepto de mala gana que la fanfarria y el turismo y los ingresos de fondos que las Monarquías representan a los países que aún admiran a Reyes, Reinas y Familias Reales pueden ser importantes. Pero es preciso analizar que los beneficios que esos “reinados” obtienen por mantener a sus “monarcas” son mínimos y no compensan los costes que causan con sus despilfarros, sus arbitrariedades, y malos ejemplos. España, por ejemplo, ha sido testigo de “excesos monárquicos” de todo tipo. Al analizar casos en particular, me pregunto: ¿Cuál es la función del Rey si quien en realidad se supone que gobierne es el Primer Ministro, el Parlamento y los cargos políticos que son otorgados después de elecciones periódicas? Creo en una España regida únicamente por un gobierno constitucionalmente electo, unidas todas las provincias y regiones. Creo en una España solidaria que acepte sus regionalismos y diversidades históricas que sin duda son los factores lo que la hace tan grande e importante. En la unión radica la solidez y el poder de España. Los medios de comunicación que radicalmente se parcializan para “defender” una u otra tendencia política pierden su objetividad y se convierten en burdos voceros de tendencias con sabe Dios qué propósitos.

Un buen ejemplo de lo que menciono en esta carta es la revista HOLA que desde hace ya muchos años disfruta de un éxito formidable por aportar a ESPAÑA ENTERA maravillosas fotos a todo color y en audio-cuadrafónico (en las empresas de televisión) los hábitos y sonidos de la “nobleza” y la “aristocracia”… sus bodas, sus enlaces románticos, y las adorables proles que producen como conejillos mediáticos. Quienes leen y se detienen a analizar estos reportajes de HOLA comprueban con objetividad que sus reportajes y “exclusivas” son insípidos, ausentes de información de valor… pero continúan vendiendo esperanzas de que sus lectores pueden llegar a ser estrellas del cine o alcanzar los niveles de la aristocracia española. Sus editores nos venden supuestos e intachables estilos de vida que sólo son cuentos de hadas que ya leímos de niños perpetuando en nuestras mentes la imagen muy positiva de reyes, reinas, príncipes y aristócratas que inconscientemente convertimos en “ídolos” que no somos capaces de imitar por factores obvios. MONARQUIA REINO UNIDO

 

En el caso de España… ¿qué aporta la Monarquía? Nada… más bien le resta economicamente y hasta recientemente moralmente. ¿Que nos traten de convencer que la Cenicienta y el Príncipe Azul se enamoraron y quisieron por el resto de la eternidad? No es lo que muestran en las fotografías en que son capturados desprevenidos en una cena en que ni siquiera intercambian una frase o una mirada amable. MONARQUIAS EN ESPAÑA

Doña Letizia ––con “zeta” como Liza Minnelli, quien siempre aclara que su apellido es con “zeta”–– fue muy afortunada al lograr que el entonces Príncipe Felipe se enamorara de ella. Pudo haber sido un huracán enviado por los vientos del Záhara (con “zeta”). En un futuro se hablará de la Reina Leticia (con Z), y supongo que muy bien porque con la “Ley Mordaza” que existe hoy en España en lo que se supone que sea una democracia, no se puede tener “mala leche” ––como decimos en nuestra querida España la mayoría de los españoles–– hacia los los monarcas.

¿Que podemos esperar los españoles de nuestra Reina? Es simple, pero muy simple… ¡NADA!, Miradas austeras de rechazo perenne. ¿Como se puede ser tan gélida si la suerte la ha acompañado toda la vida? ¿Es que Letizia intenta decirnos algo detrás de esa máscara de contrariedad constante…? ¿Nos quiere informar su desgano y contrariedad sin palabras? Los gestos y el movimiento del cuerpo revelan los verdaderos sentimientos de los seres humanos. Y para no aburrir al lector, y aceptar que son muchas las personas que continúan viviendo en el mundo d las hadas, es evidente que Cenicienta encontró su zapato de cristal tallado. Al menos, así concluye el cuento de Charles Perrault. (CERNÍCALO OVEJERO; Ronda).

Modificado el ( viernes, 13 de octubre de 2017 )
 
< Anterior   Siguiente >