LAS MUJERES VIOLADAS EN EL PASADO… AHORA COBRAN ACTUALIDAD. ¿POR QUE? Imprimir E-Mail
Escrito por HORMIGON   
lunes, 27 de noviembre de 2017

No hay duda de que los Estados Unidos es un país de “modas”… ¡Y el pueblo norteamericano es adicto a esta tendencia! MONO VE, MONO HACE… decíamos en mi país. Y esas modas surgen, avasallan por un tiempo, y finalmente desaparecen sin que nos demos cuenta de que el “tsunami” ha pasado… pero dejando una secuela de inquietudes difícil de controlar. Ahora se ha puesto de moda el “recordar” violaciones que ocurrieron en el pasado pero que, aparentemente, no han sido olvidadas a pesar de los años transcurridos.

Las denuncias son constantes… y la vorágine que ha surgido con este tema no parece calmarse. ¿Por qué? ¿Mi opinión? Hay mucho dinero por calmar situaciones, chantajes evidentes, y ansias de publicidad de muchos… sobre todo en figuras que ya han iniciado su inexorable e inevitable viaje hacia el olvido.

La avalancha incontenible de mujeres “violadas” o “abusadas” (que para el caso es lo mismo, surgió en octubre de este año cuando más de 80 mujeres en la industria cinematográfica norteamericana revelaron que el poderoso Productor y Ejecutivo HARVEY WEINSTEIN, multimillonario e influyente al máximo, comenzaron a revelar que habían sido “abusadas sexualmente” a través de muchos años. Peor aún: estas violaciones se perpetraron por varias décadas sin que ninguna de estas víctimas tuvieran el coraje de denunciar sus experiencias al ser abusadas por un hombre sin escrúpulos que se valía de su poder e influencia en Hollywood para “subir” al estrellato a sus víctimas silenciosas, o arruinar sus carreras si no lo complacían en sus aberraciones en la intimidad.

Sin duda el caso Weinstein es alarmante, censurable y debe ser castigado. Pero no hay duda de que esas mujeres que en secuencia lo acusaron de “violaciones” en diferentes grados, destaparon la famosa CAJA DE PANDORA… y cientos de otras mujeres han revelado que también han sido víctimas de violaciones por figuras notables del panorama politico norteamericano, artístico e inclusive científico en los Estados Unidos. La moda, evidentemente, aún no ha llegado a Europa… ni siquiera a España, un país que se le atribuye el galardón de MACHISTA-EN-EXTREMO.

¿Hombres violados? SÍ, HAY ALGUNOS. Solamente alguno que otro VIOLADOR, por lo general homosexual. Estos han hecho avances físicos a “machotes” que eran asiduos a bares gays (léase “bares de reunión social de homosexuales básicamente”). El caso más notable ha sido el del actor KEVIN SPACEY, acusado de perseguir a “machotes” e intentar violarlos en estos bares. La carrera artística de este excelente actor, Kevin Spacey, ha quedado destruida… pero él sólo fue el primero de muchos otros actores famosos que han intentado “violar” a estos “machos” asiduos a bares y centros gays de reunión.

¿Qué está pasando…? Pues la inclinación de los norteamericanos a imitar a los famosos en formas muy distintas se evidencia una vez más. Ahora son muchas las mujeres desconocidas que han sido “amenazadas” y “violadas” en contra de toda norma de comportamiento establecida en la sociedad norteamericana. Y la vorágine (repito… como un tsunami poderoso) se extiende a otros países y regiones de nuestro planeta… en breve, y ya lo confirmaremos.

Por supuesto, creo en la libertad individual para decidir con quien tengo relaciones íntimas. ¿Forzarme? Bueno, hay muchas formas de evitarlo. Hace años, en Nueva York (donde trabajé por siete años en una importante Agencia de Publicidad) tuve un “jefecito” de menor categoría que me abrumaba con halagos e invitaciones a copas después de la salida del trabajo. En esos días, yo era soltera y ni siquiera tenía novio. Su asedio era constante; me inquietaba en su forma lasciviosa al intentar convencerme a la sumisión.

¿Cómo me escapé de aquel “violador en potencia”? Pues lo amanacé amablemente (eso sí) de que iba a llamar a su esposa para pedirle un consejo sobre cómo evadir a una situación como la que yo me encontraba atrapada sin mencionarle que el violador-en-potencia era su propio marido. ¿Resultado? Phil nunca más me dirigió la palabra en la oficina. El asedio se paralizó, desde luego. Pero no perdí mi trabajo, mis ascensos y evaluaciones se mantuvieron en los más altos niveles, y cuando me despedí de todos mis compañeros porque iba a trasladarme a Miami debido a que mi familia había llegado de Cuba, también me despedí de él. La educación y la cortesía siempre por delante.

¿Su reacción? Me dio la mano, la estrechó con fuerza, me miró a los ojos, y me pidió en una sola frase PERDON, HICISTE BIEN… ME HICISTE UN BIEN. Percibí su arrepentimiento. Lo abracé y le dí un beso. Me escapé de ser una estadística más entre las actuales “mujeres violadas” que no supieron como dfenderse de la agresión machista de hombres con niveles elevados de testosterona que no son capaces de controlar sus impulsos sexuales.

Sobre el tema de “machos o supuestos machotes violados” no puedo opinar… No me atrevo. Soy mujer y aunque tengo varios amigos homosexuales, no me parece un tema adecuado para inquietarlos… Pero las dudas me invaden. ¿Son "violaciones" o simples “intentos de conquista” las que se han divulgado últimamente? Analícelo usted, si lee este comentario que espero HORMIGAS BRAVAS publique íntegramente. ¡Las verdades siempre por delante!!! Y acepto comentarios por esta misma vía, desde luego. Alicia MacGraw; Miami, Florida).

¿Y USTED QUE OPINA?

Modificado el ( miércoles, 29 de noviembre de 2017 )
 
Siguiente >