SOY UNA MUJER ADICTA AL SEXO... ¿SOY NORMAL? Imprimir E-Mail
Escrito por HORMIGON   
sábado, 16 de junio de 2018

PREGUNTA

Me avergüenzo de confesar “mi pecado”, como yo lo llamo. Soy casada, tengo dos hijos, mi esposo me es fiel...PERO YO NO. Nuestras relaciones íntimas pueden ser consideradas “normales”. Sin embargo, nunca quedo satisfecha. Confieso que le soy infiel con otro hombre... pero tampoco quedo satisfecha cuando tenemos un encuentro puramente sexual. Me avergüenzo y quisiera “curarme” de este impulso maldito que yo no logro controlar. ¿Puede darme alguna orientación? (H. de los A.)

RESPUESTA:

Muchas personas que escuchan hablar sobre la ADICCIÓN SEXUAL dudan que la situación realmente exista y se preguntan si lo que consideran que puede ser sólo “una compulsión por el sexo” (o “una sexualidad exacerbada”) puede llegar a ser tratada exitosamente.

   Asimismo, quieren saber en qué momento una situación de “apetito sexual saludable” puede llegar a convertirse en una verdadera obsesión, como es el caso de esta lectora H. de los A.

Muchas personas que escuchan hablar sobre la ADICCIÓN SEXUALdudan que la situación realmente exista y se preguntan si lo que consideran que puede ser sólo una “compulsión por el sexo” (o una “sexualidad exacerbada”) puede llegar a ser tratada exitosamente.

  También quieren saber en qué momento una situación de “apetito sexual saludable” puede llegar a convertirse en una verdadera obsesión, como es el caso de H. de los A.. La respuesta a esta incógnita es sencilla: al igual que la adicción a las drogas y al alcohol, la Adicción Al Sexo ha existido siempre. A esos individuos les hemos llamado “donjuanes”, “seductores”, “ninfómanas”... pero sus excesos sexuales y su promiscuidad han sido considerados como “una debilidad de carácter” y no como una enfermedad, que es como en verdad debería clasificarse este comportamiento que es verdaderamente riesgoso y debilitante para el individuo que lo presenta... tanto en el aspecto físico como en el emocional.

   Aunque no hay cifras confiables acerca de la verdadera incidencia que tiene la adicción sexual en la población, se estima que (tan sólo en los Estados Unidos) entre un 3% y un 6% de los norteamericanos presentan un comportamiento sexual obsesivo.

   Tan elevada es la tasa de adicción sexual en ese país que ya existen cuatro grupos diferentes de ADICTOS SEXUALES ANÓNIMOS (una organización similar a los "Alcohólicos Anónimos" que funcionan a nivel internacional), con miembros en todos los Estados de ese país. Sin embargo, a pesar del creciente número de inscripciones en las organizaciones dedicadas a tratar la adicción sexual, muchos Sicoterapeutas y Sicólogos continúan poniendo en tela de juicio el concepto de que el sexo pueda llegar a ser adictivo, y advierten que la orientación que ofrecen estas nuevas asociaciones que se están formando para tratar la situación debe ser siempre acompañada de una verdadera terapia profesional.

   Para los adictos sexuales, el sexo llega a convertirse en una verdadera obsesión que tiene un profundo efecto en sus vidas. Se trata de personas cuya preocupación por el sexo está más allá de su control; el sexo dirige sus vidas... y también las arruina... Por eso repiten compulsivamente las mismas acciones, aun cuando son conscientes de los muchos peligros que corren al ser dominados por sus instintos sexuales, los cuales en ocasiones les llevan a perder completamente su estabilidad... emocional y hasta económica”.

   Aunque el tratamiento para la adicción sexual requiere inicialmente de un período de abstinencia, el objetivo de la terapia (en contraste con el tratamiento para la adicción a las drogas) no es que el paciente renuncie completamente a tener relaciones sexuales, sino que su actitud hacia el sexo sea más equilibrada, más positiva.

   La recuperación de la ADICCIÓN SEXUALes parecida a la recuperación de la adicción a comer excesivamente, en la cual la meta es que el individuo desarrolle un patrón de alimentación verdaderamente saludable, equilibrado.

Para que un adicto sexual llegue a rehabilitarse (un proceso que, como promedio, se estima que puede tomar hasta cinco años) es necesario, primeramente, que reconozca que presenta “un problema”... y es en este aspecto en el que más ayuda y orientación ofrecen los grupos de ADICTOS SEXUALES ANÓNIMOS.

   Una vez identificada y reconocida la situación en que se hallan, los adictos sexuales deberán mantenerse en tratamiento bajo la orientación de un Sicoterapeuta. Algunas clínicas especializadas en el tratamiento de la adicción sexual ofrecen un programa de treinta días, en el cual los pacientes hacen un compromiso inicial de abstinencia sexual total (de unos noventa días de duración, más o menos), en los que se prohíbe también la auto-satisfacción por medio de la masturbación.

   Algunos Siquiatras también recomiendan a sus pacientes el uso de medicamentos anti-depresivos, los cuales ejercen un efecto secundario en la reducción del apetito sexual.

   Finalmente, los Sicoterapeutas también dirigen sesiones de discusiones (en grupo o individuales) las cuales ayudan a los pacientes a comprender las causas de su adicción y a diseñar diferentes vías para controlar su comportamiento sexual obsesivo.

   Sin duda, usted necesita tratamiento profesional. Le recomiendo vea a un Siquiatra que pueda orientarla sobre este tema, y la ayuda que puede recibir en el país y ciudad donde usted reside.

Modificado el ( sábado, 16 de junio de 2018 )
 
Siguiente >