żLAS HERIDAS QUE DONALD TRUMP LE PROPINO A JORGE RAMOS? ˇAUN ABIERTAS! ˇNO, AUN NO CICATRIZAN!
Escrito por HORMIGON   
lunes, 25 de diciembre de 2017

Tal parece que JORGE RAMOS no se recupera de haber perdido la batalla contra DONALD TRUMP al intentar acosarlo en una comparecencia política… Trump, desde luego, no se lo permitió… Evidentemente, en el lenguaje del movimiento corporal agresivo que mostraba Ramos (bastante lejos del podio que ocupaba Trump) lo percibió el futuro Presidente de los Estados Unidos. En vista de que Ramos perdió protagonismo al enfrentarse a Donald Trump, ahora decide adoptar la conveniente actitud de víctima. Ultimamente se viste con un “nuevo traje”… me refiero al “ traje” de “la víctima indefensa que ha sido injustamente castigada”. Muy conveniente, pero completamente alejado de la realidad de la que JORGE RAMOS es totalmente consciente.

No Jorgito, tú no has sido “castigado injustamente”. Has sido “un niño muy malo en tu comportamiento”. Has faltado al respeto y al protocolo más elemental sin pensar en las consecuencias… y ahora que sufres la vergüenza de una derrota y el desprecio de aquellos que creías que estaban a tu lado. Te sientes solo, humillado públicamente, y solamente sabes chillar tu dolor y deseperación… porque hasta tu posición como presentador en UNIVISION pudiera estar en peligro... ¿Lo sabías…?

¿Recuerdas el intercambio de golpes verbales que tuviste con BARACK OBAMA al acusarlo de ser "el Presidente que ha deportado más emigrantes ilegales en la historia de los Estados Unidos...?". !No aprendiste la lección!!!

Bien sabes, Jorgito, que no eres uno de esos emigrantes que huyen de su propio país. Lo hiciste antes, porque eras consciente de que quienes gobiernan tu país, en gran mayoría son corruptos amparados por la política y no tienen interés en proveer a su pueblo de la prosperidad y los bienes que merecen. En vez de estar combatiendo en tierras foráneas (los Estados Unidos, desde luego)… ¿por qué no regresas a tus raíces y luchas por el bienestar y la justicia en tu pueblo que es donde verdaderamente se necesita remediar el problema del éxodo de los olvidados mexicanos más necesitados?

Sí, Jorgito… me rerfiero a México, un país rico empobrecido por los políticos. Tantas riquezas naturales tiene y, sin embargo, están controladas en manos de unos pocos. ¿Por qué no regresas a tu tierra e implementas todo lo que has podido aprender en tus treinta y cuatro añitos en USA? Podrías ser un “Pancho Villa” o un “Emiliano Zapata” del 2017 y hasta quizás en tu cabecita podrías engendrar la loca idea de llegar a ser Presidente de México. Podrías hacer maravillas en tu paÍs, con todos esos conceptos que tienes de justicia, igualdad y prosperidad. Estoy convencido de que tu ego exagerado sería plenamente colmado de satisfacción, y hasta los maravillosos “Tigres del Norte” pudiesen inmortalizar tu nombre cantando corridos alabándote y en los palenques elogiar “tus hazañas como politico”.

Claro, comprendo que esa lucha es harina de otro costal: no es lo mismo que desde tu excelente y cómoda residencia incites a los pobres e incautos emigrantes desorientados de tu país que han llegado a estas tierras donde las leyes se implementan y se observan, y no tener que luchar por los que se quedan detrás y se tienen que enfrentar a las injusticias, corrupción, maltratos, discriminación y hasta penas de cárcel solamente por querer alimentar a sus familias.

Por favor Jorgito, BAJATE DE ESE PEDESTAL FALSO QUE TU MISMO TE HAS CONSTRUIDO. Es absurdo que tu ego te haya encaramado en ese pedestal como si fueras el águila maravillosa que es símbolo de tu país. Admite que tú no abogas por el bienestar de los emigrantes mexicanos que han llegado ilegalmente a los Estados Unidos, pero que lo que verdaderamente te interesa es alimentar tu EGO FORMIDABLE y adquirir el protagonismo que constantemente te elude. Sólo piensas en tu persona. Y si no te complace mi evaluación (que espero que sea publicada en HORMIGAS BRAVAS) de tus propósitos verdaderos en este país que te ha brindado acogida, pregunta a quienes tienes a tu alrededor (a aquéllos que te adulan de muchas formas e intensidades diferentes) si verdaderamente lo hacen de corazón. Pero… ¡CUIDADO! Puedes recibir grandes sorpresas hasta de quienes comparten tu vida íntima. Para enfrentarte a la verdad que eludes, tienes que tener “lo que hay que tener para hacerlo”. Y muchos pensamos que te falta. ¡YO ENTRE ELLOS!!! (Víctor D. Marrero).

Modificado el ( lunes, 25 de diciembre de 2017 )